Saltear al contenido principal
Residencia De Ancianos En Alicante: Sistemas De Protección

Residencia de ancianos en Alicante: sistemas de protección

La importancia de proteger a los más vulnerables en las residencias.

Muchos de nosotros tenemos familiares en residencias y sabemos de la vulnerabilidad de nuestros mayores por diferentes causas. La causa principal en la mayoría de casos, suele ser por la edad avanzada de los usuarios y las enfermedades a las que hacen frente con la edad.

Cuando tomamos la decisión de trasladar a nuestros ancianos a una residencia es porque queremos protegerlos, que tengan cuidados especiales y que no les falte de nada.

Las residencias son lugares que tienen un riesgo más elevado de lo habitual. Las personas usuarias de estas instalaciones son más vulnerables que una persona autónoma quien puede salir corriendo, en caso de provocarse un incendio. Los expertos en seguridad contra incendios promueven y aconsejan la importancia de reforzar los elementos de protección incluso otorgar mayor cobertura de lo que indica la Ley.

La legislación que corresponde con los centros de residencias de mayores son los catalogados como “uso hospitalario”. Esta denominación es debido al tipo de asistencia sanitaria objeto de esa organización.

Los elementos principales que debemos tener en cuenta para asegurar una buena protección en todo momento son los siguientes:

  • Sectorizar las diferentes zonas: si dividimos los espacios podremos minorar la libre propagación del incendio.
  • Evacuación: los medios de señalización y otros deberán estar situados de manera visible para una correcta evacuación a una zona habilitada que nos proteja del peligro.
  • Aumentar la protección de los medios contra incendios que marca la legislación: sabemos que la legislación vigente es bastante liviana por lo que es aconsejable reforzar los medios de protección en cuanto a los estándares como:
    • Sistemas de detección de contra incendios en diferentes zonas estratégicas.
    • Rociadores automáticos de agua.
    • Salida de humo y vapores que nos facilite la evacuación de personas.

Los elementos con mayor resistencia térmica para hacer frente a posibles fuegos activos de forma pasiva y que son una gran protección son:

  • Los extintores portátiles: son aquellos elementos que encontraremos a lo largo de las plantas del edificio y que, deben hallarse entre uno y otro, una distancia no superior a 15 metros.
  • Columna seca: es una tubería instalada exteriormente que permite ser activada en caso de incendio por los bomberos para poder actuar a tiempo. La columna seca deberá estar correctamente instalada y habilitada para su uso en cualquier momento.
  • Los sistemas de bocas de Incendio equipadas (BIE): Deben cumplir con los parámetros legislativos, unas alcanzarán los 25mm (manguera plana) y las de 45mm (manguera semirrígida) serán las de mayor alcance. Las mangueras semirrígidas como las planas deberán tener el sello de la CE conforme a la normativa UNE-EN 671-1 y UNE EN 671-2 respectivamente. Este sistema contra incendios deberá encontrarse a una distancia máxima de 5m en relación a las salidas del sector de incendios.
  • Instalación de detección y alarma: Los espacios comunes de las plantas deberán disponer de pulsadores para activar la alerta. Se situarán en pasillos, zonas de tránsito y en las zonas de mayor peligro. Previo un estudio personalizado en el que se especifique la adecuación y riesgo adyacente en el edificio, incluso la posibilidad de contar con una línea de teléfono directa con los bomberos.
  • Los hidrantes: también deberá contarse con al menos un hidrante exterior si la superficie es mayor a 2.000 m2.

Lo más importante de la protección no es la instalación sino su correcto mantenimiento para que llegado el momento de hacer uso de los elementos, estos estén en perfecto estado para funcionar adecuadamente y salvar vidas.

Volver arriba